MÁLAGA FC 0 – FC BARCELONA 0 (1-1) 2014-15, J 05: 24/09/2014

En La Rosaleda no hubo partido de fútbol, fue otra cosa.

El cómputo de lo que debió ser y no fue significó que Rosales, Welligton y Camacho terminaran el encuentro cuando debieron ir a la caseta antes de tiempo.

Foto 07-05

Foto 07-05

Solamente sé entender el fútbol como una competición entre dos equipos dirigida por un árbitro que aplica un reglamento. Ayer, en el estadio de La Rosaleda de Málaga, no se dieron estas circunstancias. Por consiguiente, lo que vimos en esta ocasión no fue un encuentro de fútbol. Fue otra cosa: por cierto, lamentable.

Para situarnos en la realidad de lo sucedido adjunto la fotografía de la agresión en toda regla que Messi recibió de Weligton en el minuto 82 (foto 07-05) y que Hernández Hernández consideró que no era merecedora de expulsión.

Cuando un chorizo pretende dar un tirón, la victima de su delito no es el primero que se cruza en su camino, sino que busca una ancianita que lleve el bolso cogidito suavemente de la mano para sorprenderla con falicidad. En términos futbolísticos los jugadores del Barça reúnen todas las condiciones para que el árbitro que lo desee les deje sin monedero. La mayoría de ellos son jugadores educados, dan patadas solamente a la pelota, no protestan. Pedro, por ejemplo, para mostrar contrariedad hace una sonrisita que significa que no está de acuerdo. Messi levanta un dedo con discreción que significa disconformidad con la decisión arbitral. Neymar, que recibe más palos que una estera, a veces se subleva y acto seguido entra con dureza, lo que le comporta ser sancionado con cartulina amarilla. Munir mueve las cejas.

Si a esto le añadimos que el Barça no tiene poder en los despachos y que los árbitros históricamente han sido declarados enemigos suyos, las condiciones para ser víctima de un atropello están permanentemente en condiciones de ser utilizadas si el arbitro de turno considera oportuna su aplicación. Ayer, en La Rosaleda, Hernández Hernández consideró que era el momento adecuado. Y el Barça se quedó sin bolso.

Del encuentro en términos futbolísticos no pienso escribir ni una sola palabra, y me voy a limitar a narrar las tropelías que se cometieron sin ser sancionadas. Empecemos por las tarjetas de todo color que debieron aparecer y no vieron la luz: Minuto 13: Rakitic se va directo a portería y es derribado por Camacho (foto 08-05). Era falta y cartulina amarilla, que se quedó en falta solamente.

Minuto 20: Jordi Alba se escapa por su banda y Rosales lo caza a la altura de la rodilla (foto 09-05). Era cuando menos cartulina amarilla – para mi gusto, roja. Se quedó en falta solamente.

Minuto 30, Pedro se deshace de Weligton de forma clara, pero antes de entrar en el área de castigo lo derriba con descaro (foto 10-05). Tampoco en esta ocasión el trencilla sacó la cartulina amarilla, que también hubiera podido ser roja directamente.

Minuto 54: Neymar, en posiciones defensivas, recoge un balón en su propio campo e inicia una jugada de ataque que Juanpi corta de tajo, tirándose encima del brasileño. De tal forma que Neymar, por su propio impulso, saltó por encima del malacitano (foto 11-05). Solamente se sancionó la falta.

Minuto 77: Amrabat, que cometía faltas de forma reiterada sin ser sancionadas, suelta una bofetada a Sergio Busquets (foto 12-05). La falta no fue ni sancionada.

Minuto 86: Munir arranca desde el medio campo y es derribado por Camacho, que se lanza con los dos pies por delante. El árbitro no señala ni falta. La jugada prosigue y el Málaga dispone de una peligrosa jugada de ataque.

El cómputo de lo que debió ser y no fue significó que Rosales, Welligton y Camacho terminaran el encuentro cuando debieron ir a la caseta antes de tiempo.

Que nadie piense que Hernández Hernández no es partidario de mostrar cartulinas, puesto que en dos partidos ha mostrado 13 cartulinas amarillas, que incluyen una expulsión.

En el apartado de penaltis se pudo sancionar como tal una alocada entrada de Douglas en el minuto 58, que saltó sin sentido y fue a parar sobre la espalda de Amrabat (foto 04-05). La falta se inició fuera del área y terminó dentro. Penalti que no fue sancionado.

Y por último la agresión de Welligton a Messi se produjo dentro del área y por consiguiente, penalti no sancionado.

La prensa Deportiva

La prensa Canalla analiza el encuentro de forma correcta en cuanto al apartado deportivo, pero con una diferencia esencial respecto al arbitraje, que Marca no menciona. Por el contrario, la crónica de Santi Giménez, en su crónica para el diario As, escribe que Weligton debió ser expulsado.

En la prensa deportiva Catalana encontramos de todo. Mientras en el diario Sport, Javier Miguel y Javi Ferrándiz cargan las tintas de la nefasta actuación arbitral, Sergi Solé, en el Mundo Deportivo, se limita a recordar que Weligton es reincidente y que en 2005 ya pisó a Messi. Xavi Solé, en el diario L’Esportiu, no demuestra ningún interés por el tema arbitral

Total: muy poca cosa teniendo en cuenta lo que sucedió.

9 comentarios en “MÁLAGA FC 0 – FC BARCELONA 0 (1-1) 2014-15, J 05: 24/09/2014

      • El Barcelona ayer se fue de la Rosaleda con un punto, y gracias. Porque el penalti de Douglas es de traca. A ver si se nos quita de la cabeza que el fútbol no es sólo mover balones y triangular; el Málaga se ordenó perfectamente y salía a la contra con efectividad, sobre todo durante la segunda mitad (que el Barcelona bajó claramente).

        Me gusta

      • Frederic tu sabes que con el juego parado no puedes pitar ninguna falta lo que pase es que el Barsa. Pero para decir que el arbitro ayer influyo en el marcador a favor del barsa tu dices chorradas. por cierto leete el reglamento de una vez por dios

        Me gusta

      • Con el juego parado no se pitan faltas, no alucines.Expulsarle, como he dicho, podría haberlo hecho perfectamente, pero más que por agresión, por gilipollas, porque ese gesto que para mi no es agresión, sólo puede hacerlo alguien con tales características, ya que estás invitando a que te expulsen.

        Me gusta

    • Ahí estamos. Con el balón parado, no se puede pitar penalti. Para mí sí que hay agresión, o al menos se puede expulsar al “agresor” por gilipollas, porque hacer eso no tiene otro nombre.

      Me gusta

Comenta cuando quieras

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s